16 marzo, 2015

Construir Está En Tus Manos



  Conversando ayer con unos colegas, se reflexionaba respecto a las oportunidades que puede tener cada persona dentro de su lugar de trabajo, teniendo en cuenta el cómo cada uno visualizaba sus propios objetivos e intereses. Se observaba  que quienes tenían sueños y objetivos mas allá de los que les imponía la empresa, eran trabajadores con mayor éxito laboral (con perspectivas de ascenso, mejor salario y  considerados por el resto del equipo), contaban con una actitud de vida mas feliz, motivadora y por último, eran quienes inspiraban a otros trabajadores a superarse y a encontrar una forma de mirar sus objetivos desde otro ángulo.

  Muchos de ellos eran motivados, pues deseaban obtener su casa propia, otros tenían el sueño que querer independizarse y tener sus propio negocio, algunos estudiaban y trabajaban para titularse en otra carrera o en alguna especialización que les permitiera crecer como profesionales dentro de la propia empresa u otra mejor, en fin, diversos objetivos que curiosamente eran distintos a los que la propia empresa les había encomendado. Se hizo la analogía de cuando se era niño, ¡claro!, primero se debían hacer los deberes (ordenar la pieza, hacer las tareas, cumplir con las "obligaciones", etc.), para luego ir a jugar y divertirnos, que en definitiva era la principal motivación.

  Teniendo en cuenta lo anterior, se llegó al consenso que se debe tomar en cuenta de que las personas que están cumpliendo con su trabajo en un contexto laboral, es primordial que quienes estén a cargo puedan indirectamente estar también comprometidos con aquellos objetivos que motivan a cada uno de sus trabajadores, que exista un interés real y constante el los logros, no solamente de los objetivos de la empresa, sino también en los objetivos que cada uno desea lograr a nivel personal. 

  Todo esto habla de que en el trabajo no se trata solamente con trabajadores cumpliendo un horario y una labor específica, sino también con personas que tienen sueños, que son hijos, padres, hermanos, que tienen una familia en las que desean compartir sus logros o simplemente desean ser considerados por sus pares.

  No sería una mala idea compartir estas reflexiones a aquellos que tienen un equipo de trabajo, detenerse un momento y conocer con quienes se está trabajando y conocer cuales son las principales motivaciones de cada uno, sin duda es una oportunidad para crecer, pues construir está en tus manos.

Saludos y que tengas un excelente día.

http://joaquinverdaguer.wixsite.com/psicologo